La historia tras la gran foto de Martine Franck que a su archifamoso marido le hubiese gustado sacar

La imagen me cautivó desde el primer momento en que la vi. Es de esas fotografías que los ojos recorren con una combinación extraña de admiración, avidez y calma. Me parecía, y me parece, simple y maravillosamente perfecta: la situación y las poses de los diferentes sujetos, las sombras, los contrastes entre las luces y las sombras, las geometrías… Y la calma que transmite. Para mí es tan perfecta que casi duele, incluso parece escenificada. Pero no lo es. El momento es real, espontáneo, y la fotógrafa capaz de captarlo fue la belga Martine Franck, fallecida en 2012 a la edad de 74 años, con una larga trayectoria llena de grandes fotografías.

Su nombre y su obra, sin embargo, no son excesivamente conocidos, quizás porque no pocas veces se han referido a ella simplemente como “la mujer de Henri Cartier-Bresson“. Pero Martine ya era una fotógrafa consolidada cuando conoció al francés y la instinto fotográfico y calidad de sus imágenes fueron una constante durante toda su carrera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La foto de la piscina del arquitecto Alain Capeilleres es una de sus imágenes más conocidas. La tomó en Le Brusc, Francia, y ella misma cuenta la casualidad que la llevó a sacarla:

Esta foto la saqué en el verano de 1976. La Fondation Nationale de la Photographie me había concedido una beca para fotografiar a los franceses en vacaciones. Me dirigía a hacer fotos a un festival de pop y rock en Le Castellet y decidí hacer un alto en el camino para saludar a Alain Capeilleres, un arquitecto amigo mío.

Sabía que Alain acababa de construirse una piscina, me había hablado del proyecto el año anterior y me emocionaba poder verla. Me saludó diciendo que un fotógrafo italiano acababa de venir a hacer fotos para una crítica en una revista arquitectónica y me invitó a bajar a la piscina y darme un baño.

franck02
Martine Franck. Foto: Henri Cartier-Bresson.

Cuando bajé vi a un par de personas haciendo ejercicios y una hamaca que estaba vacía. De repente, un niño se subió a la hamaca. Lo primero en lo que me fijé fue la sombra. Todo sucedió muy rápido.

Recuerdo correr para tratar de conseguir la imagen mientras cambiaba de carrete y cerraba rápidamente el diafragma. La luz del sol en las baldosas era tan intensa… Un segundo más tarde y la composición se habría roto.

FRANCK-Martine-1
Foto: Martine Franck.

Intenté dar con el mejor ángulo. Había una toalla a la izquierda de la hamaca y un bañador a la derecha que me molestaban. Luego Lucie, la esposa de Alain, llegó con su sombrero para el sol y saludó a uno de los jóvenes que estaban en la piscina. Unos segundos después, otro niño se subió a la hamaca. Cambié de ángulo, pero la imagen ya no era la misma. Llevaba una película Tri X montada en mi cámara y recuerdo claramente cuánto me preocupaba que el resplandor del sol de mediodía de agosto fuera demasiado fuerte.

Tenía el diafragma a f.16 y estaba disparando a una milésima de segundo, pero sabía que, aún así, la imagen saldría sobrexpuesta. Sin embargo, lo más importante era que sabía que ahí tenía una foto.

Miré los contactos y la decisión final fue fácil. Descarté la 18a por la toalla de la izquierda, las figuras del fondo se veían difusas y yo había encuadrado la imagen demasiado cerca de la sombra de la hamaca.

martine contact
Hoja de contactos de la fotografía de la piscina

La 16a era una posibilidad, pero habría tenido que cortar el traje de baño que aparecía a la derecha, algo que preferí no hacer, y el hombre que hacía flexiones en el fondo estaba en una posición menos interesante que en la 17a. Así que la toma que transmitía todo con más intensidad y concisión era, en mi opinión, la 17a.

La imagen final es una auténtica maravilla que combina el gusto por la geometría y la elegancia con la captura de un instante efímero y único en el tiempo.

En primer plano, las curdas que componen la hamaca proyectan delicadas sombras en un suelo de azulejos cuadrados, donde tejen un binomio geométrico único. Al mismo tiempo, el propio suelo sobresale y contrasta enmarcado por la pendiente oscura y ondulada del fondo.

primer plano
Recorte del primer plano de la foto de Martine Franck.

Las tres figuras principales de la imagen parecen absortas cada una en su propio mundo: el niño reclinado en la hamaca, en primer plano, ocupa gran parte del campo visual; en segundo plano, y junto a una gran esfera blanca, una mujer aparece tumbada sobre el suelo, al sol, con un brazo apoyado en la frente; a su derecha, un poco más cerca, un hombre ejecuta una postura de yoga.  Al fondo, en la parte superior izquierda de la imagen, dos niños juegan en otra hamaca.

Se trata de una fotografía elegante, sutil y completa. Lo tiene todo y todo en perfecta armonía: momentos únicos, instantes efímeros, líneas, geometrías, estética, diferentes planos visuales y de contenido, sujetos e historias que se diferencian y se complementan al mismo tiempo… Una foto que seguro que al mismo Cartier-Bresson le hubiese gustado sacar.

fondo
Recorte de la parte superior de la fotografía de Martine Franck.

De joven era tímida y me di cuenta de que la fotografía era una forma ideal de decirle a la gente lo que está pasando sin tener que hablar.

Pero la timidez no era su único rasgo distintivo, también lo era el orgullo, algo de lo que tuvo que echar mano en la difícil tarea de convivir con la alargada sombra de su marido, Henri Cartier-Bresson, 30 años mayor que ella y toda una leyenda viva de la fotografía cuando ambos se casaron.

claire Yaffa
Martine Franck y Henri Cartier-Bresson. Foto: Claire Yaffa.

Franck tampoco cayó en la tentación de beneficiarse profesionalmente de la figura del maestro francés. Prueba de ello es que llegó a cancelar una exposición individual que iba a hacer en Londres porque en las invitaciones se anunciaba como gancho la presencia de Cartier-Bresson en la inauguración de la misma.

También él se las arregló para mantener las distancias siempre que tuvo la ocasión. En una cena llevada a cabo en 1983 con motivo de una exposición de fotografías de Martine, una mujer preguntó a Cartier-Bresson a qué se dedicaba, a lo que éste contestó: ‘Oh, solo soy el marido de la artista’.

 

*Martine Franck. Portfolio y perfil en la página de la agencia Magnum.

**Breve perfil de Martine Franck en video

Anuncios

3 respuestas a “La historia tras la gran foto de Martine Franck que a su archifamoso marido le hubiese gustado sacar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s